Un luto negro carbón

El pozo Emilio del Valle, entre las localidades leonesas de Santa Lucía y Llombera de Gordón, ha dejado entre sus paredes encerradas las vidas de seis mineros fallecidos tras un escape de gas metano (según informaba La Sexta hace un rato). Según las primeras informaciones, ha sido una fuga repentina que ha evitado que funcionase el sistema de autorrescate que porta cada trabajador en casos de emergencia como este.

A las tres de la tarde, rato después del accidente, comenzaba el torrente de nombres sobre los fallecidos. Los primeros datos eran confusos. Los teléfonos no daban señales y las familias, nerviosas, se esperaban lo peor. “Que uno de los muertos es Fulanito”, “Que no, que Fulanito entraba a trabajar más tarde”…

La mina y el norte de León volvían al panorama mediático. El mayor accidente en las cuencas de los últimos 18 años, contaban. Justo en los tiempos en los que los presupuestos generales del Estado recortan salvajemente en las partidas destinadas a la seguridad en los pozos. Justo.

El ministro Soria no ha dudado en desplazarse, raudo y veloz, hasta la provincia. A la zona del suceso no se le ha ocurrido acercarse. Claro. Sabe el canario que si asoma el pico por Santa Lucía lo mismo le echan jaula abajo para que sea él quien detecte las fugas de gas. Porque es muy sencillo acomodarse en un despacho y ofrecer el pésame a las familias de las víctimas mientras, puñal en mano, asestas certeros golpes (ya ni por la espalda, que no dudan en ir de frente) al sector. Sorayita tampoco ha dudado en ofrecer su mejor interpretación compugnida.

Mientras se realizan y no las investigaciones para esclarecer lo ocurrido (¿hasta dónde ha afectado en el escape de grisú la ausencia de fondos para la seguridad?) las cuencas lloran las pérdidas de hoy, vistiéndose sus calles del negro luto, más negro que el propio carbón. Más negro que la oscuridad que se ha llevado por delante las vidas de quienes, desde hoy, no volverán a ver la luz del sol.

Mujeres mineras en la marcha a Madrid de julio de 2013.

Mujeres mineras en la marcha a Madrid de julio de 2013.

Anuncios

Acerca de Maje M.S.

Periodista. Tuitera casi compulsiva. La crisis que dicen que ya no existe me forzó a buscar el norte en el sur y a dejar de lado la vocación para sobrevivir.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s